Mejoras al transporte público

lunes, 14 de mayo de 2007

Quisiera proponer algunas mejoras al transporte público, destinadas más específicamente a mejorar el asco de organización que son los colectivos.

Propuesta Nro. 1: Si la máquina expendedora de boletos se rompe el colectivo deberá llevar al resto de los pasajeros gratis.
Cuando la máquina expendedora de boletos no funciona el colectivo, que de todas formas tiene que continuar con su recorrido para que los pasajeros que lleva puedan bajar, en la actualidad no deja subir a nadie más. ¡Esto es absurdo! Si la máquina se rompió es un problema de la empresa, y como de todas formas el colectivo tiene que completar el recorrido la empresa no se ahorra nada al no llevar otros pasajeros.

Propuesta Nro. 2: Las viejas siempre tienen que subir últimas.
Se ha instalado la costumbre social de dejar subir primero a las mujeres. Esto no solo es una falta al orden de la cola, que es el más lógico, sino que termina siendo una ofensa y en muchas ocasiones causal de graves problemas. Para empezar, ¿qué paso con la liberación femenina y la igualdad de géneros? ¿O no será que usted señor está dejando subir primero a esa señorita para mirarle el trasero? Digamos que por un momento creemos en las buenas intenciones y que esto es solo un gesto de caballerosidad. El verdadero problema es que a esto se suma que también dejan subir primero a las viejas, que no tienen las monedas preparadas, no saben usar la máquina, no saben a donde van, y por cualquiera de estas cosas se ponen a discutir con el chofer dejando colgados de la puerta a todos los que están por subir.

Propuesta Nro. 3: El recorrido debe ser lo mas rectilíneo posible, y de haber curvas, no se deben colocar paradas cercanas.
Las paradas y las curvas cercanas tienen dos terribles problemas asociados. Si la curva está después de la parada uno corre un mayor riesgo al realizar la operación de sacar boleto mientras está sometido a las fuerzas inerciales propias del giro. Y si la curva está antes de la parada uno no puede ver venir al colectivo de lejos, con lo cual la espera es mucho menos llevadera porque se tiene que estar mucho más atento ante la inminente aparición del colectivo doblando la esquina, todo esto con la consecuente pérdida del mismo debida a una eventual distracción.

Propuesta Nro. 4: La afluencia de colectivos debe estar uniformemente distribuida.
Este es un problema que me sorprende que exista, casi diría que se necesita más esfuerzo para que esto funcione mal. ¿Cómo es posible que durante un lapso de 40 minutos no venga ningún colectivo y qué después vengan tres juntos, dos de ellos practicamente vacíos y uno, el que para, lleno hasta reventar? ¿No es lo más natural que salgan a intervalos regulares de la terminal y no es de esperarse que todos hagan el recorrido más o menos al mismo tiempo? ¿Cómo es que llega a suceder esto?

Propuesta Nro. 5: Los colectivos deben deja de hacer tanto ruido.
En este momento el peor defecto de esta ciudad, la peor amenaza a la cordura de los habitantes de Buenos Aires es el enorme y constante ruido producido por los colectivos. Me ha pasado más de una vez salir de mi casa de muy buen humor y después de estar sometido a los ruidos de estas enormes máquinas durante unos minutos ya tenía ganas de matar a alguien. ¿Cómo pretenden después que seamos amables los unos con los otros de esta forma?

Propuesta Nro. 6: Los choferes deberán rendir rigurosos exámenes teóricos y prácticos acerca del movimiento uniformemente acelerado.
Es completamente inaceptable que los choferes aceleren y frenen cuarenta veces por cuadra. Que pisen el acelerador para llegar hasta el semáforo y que frenen de golpe a último momento. Todos los choferes deberán pasar por cámaras especialmente preparadas para someterlos a aceleraciones y desaceleraciones de varios g hasta que se les grabe en la cabeza lo que se siente.

Lo detestó Gustav a las 21:35  

21 detestaron:

en el noventa los ómnibus debían parar en cada esquina los días de lluvia. no sólo el viaje húmedo, además, infinito.

andrea os dijo dijo...
5:06 p. m.  

Yo generalmente uso mas el subterraneo, que me plantea un interrogante, cuanto veo que el que va en direccion contraria, pasa mas seguido que el que espero yo. Es logico eso? Se iran acumulando trenes en la estacion terminal?

Nituni dijo...
7:01 p. m.  

Yo propongo que quienes vayan sentados lleven un cartel pegado en la frente que indique donde van a bajar.
A veces al viajar de pie uno se siente como un jugador de ruleta en un casino que no sabe a que numero apostar, si me acerco mas a este o a este otro para ver quien baja primero.

norberto dijo...
8:15 p. m.  

Los días de lluvia traen toda una nueva categoría de problemas relacionados con los colectivos. Si la parada no está suficientemente protegida se debe esperar con el paraguas abierto, pero esto les obstruye la visión a los que están más atrás y si la parada es de todas formas un buen refugio cuando uno debe hacer esas pequeñas incursiones al medio de la calle para ver si viene igual se moja. Lo mismo cuando se debe llevar un portafolios o algo en una mano y el paraguas en la otra, sacar boleto se convierte casi en un acto de malabarismo.

Gustav dijo...
1:09 a. m.  

Los recorridos de los subterráneos deberían ser circulares. Imagínese por ejemplo el recorrido de la linea C, que por Retiro de una vuelta y vuelva hasta Constitución pero a la altura de Callao por ejemplo. Igualmente las estaciones tendrían doble circulación, quiero decir, que si se pasa accidentalmente una parada no tiene que dar toda la vuelta para volver. En ambas direcciones el recorrido es circular.
Con esto podrían aumentar la afluencia en un sentido durante las horas pico, se ahorrarían los peligrosos cambios de vía y tendríamos el doble de recorridos de subterráneos.

Gustav dijo...
1:17 a. m.  

El problema de saber que asiento se va a desocupar se puede resolver de la siguiente manera. El orden en que los asientos deben ser ocupados ya no quedará a capricho del pasajero sino que se deberán ocupar de atrás hacia adelante. Al desocuparse un asiento la persona que se baja le tocará amablemente el hombro a la persona que tiene adelante para que está se siente en su lugar y así hasta que el asiento que quede libre sea el de la primera fila. A su vez las personas que suben y deban permanecer paradas irán hacia el fondo, cuando vayan subiendo nuevos pasajero se colocarán al final de la fila haciendo que los que van parados desde hace más tiempo avancen hasta adelante. De esta forma la distribución de asientos será completamente equitativa, los asientos con más probabilidad de desocuparse primero son los de adelante y los que recién subieron están atrás.

Ven como existen soluciones sencillas para todo.

Gustav dijo...
1:32 a. m.  

sos como Macri que quiere cambiar el transito respetando no se que meridiano y haciendo que todo gire en el sentido de las agujas del reloj???

VJ dijo...
12:46 p. m.  

Los días de lluvia deberían ser de asueto obligatorio.

(éso es demagogia de la buena)

Todos Gronchos dijo...
4:27 p. m.  

Estimado Bugman:
Leyendo a Caro derivé a tu blog.

La verdad es que dado el caos que vivimos actualmente en Santiago de Chile por el nuevo invento para el transporte llamado "Transantiago" que ha dejado a millones de habitantes maldiciendo a sus creadores, nos vendría muy bien un experto como tú para plantear soluciones.

Un abrazo.

esteban lob dijo...
6:27 p. m.  

Gustav, me gusta lo del recorrido circular. Podría diseñarse en forma de símbolo olímpico, a ver si de una vez por todas Buenos Aires consigue el negocito de convertirse en sede de los Juegos. Además, las vías deberían diseñarse en forma de cinta de Moebius, así se gastan de los dos lados y duran más.

Bugman dijo...
7:14 p. m.  

Esteban, bienvenido! Estuve leyendo sobre el experimento "Transantiago" y sus problemas, pero debo decirle que el experto en transportes y autor del post es el amigo Gustav, al que le derivo la consulta. (Le advierto que está un tanto fura de sus cabales, pero parece que los que diseñaron el Trasantiago también, así que no tienen nada que perder). Le mando un saludo trasandino.

Bugman dijo...
7:17 p. m.  

VJ: No, no, no. Si hacemos que todo vaya en sentido de las agujas del reloj para hacer unas pocas cuadras en sentido antihorario habría que darse una vuelta terrible. Esto que yo digo sería como cerrar el recorrido de los subtes, ya que ahora es abierto. De todas formas, yo no se muy bien quien es Macri, ¿no tenía algo que ver con un equipo de fútbol? ¿a quién le importa lo que opine del transporte público?

Gustav dijo...
7:52 p. m.  

Todos Gronchos: por ahora me estoy ocupando solamente del transporte público, pero le prometo que cuando llegue a Emperador de la galaxia decreto que sean asueto todos los días de lluvia, medio frescos, de mucha humedad y medio pesados.

Gustav dijo...
7:55 p. m.  

Esteban: estuve viendo lo del proyecto Transantiago y la verdad que la idea parece bastante buena. Yo creo que el problema está en que fue implementada en forma incompleta. Para un cambio tan radical también se debe modificar el contexto. Por ejemplo, los buses deberían ser numeradas de acuerdo a la numeración de las calles que transitan. Por ejemplo, los números de las calles deberían ser números primos y el número del colectivo el producto de las calles que recorre. De esta forma si usted está en la calle 5 y quiere ir hasta la calle 13 solo deberá calcular 5x13=65 y de esta forma sabrá rápidamente que cualquier colectivo divisible por 65 lo lleva.

Gustav dijo...
8:08 p. m.  

Bugman: ¿Usted me viene a decir que estoy fuera de mis cabales y recomienda que las vías tengan forma de cinta de Moebius? ¿No se da cuenta que para eso tendríamos que reemplazar todo el tendido de vías por unas magnéticas que saldrían carismas?
Le pido un poco de seriedad, por favor.

Gustav dijo...
8:14 p. m.  

Gustav, ¿pero de qué vías magnéticas me habla? Lo que hay que hacer es que los túneles del subterráneo roten sobre su eje en donde el plano de la cinta se alabea...caramba, si se va a complicar la vida con cada detalle, mejor no hacemos nada.

Bugman dijo...
9:15 p. m.  

No había reparado en que Gustav escribió aquello.
Le agradezco la rápida proposición para el Transantiago, porque cualquier idea en medio del caos de nuestro nuevo sistema de transportes es bienvenida, pese a que las autoridades respectivas no son muy proclives a escuchar voces que no sean las que su propia soberbia generen.
Volveré a este interesante debate.

esteban lob dijo...
8:58 a. m.  

No se olvide gustav, no haga como los otros que cuando llegan se olvidan de lo que prometieron.

Queremos asueto los días de lluvia (y si se puede pedir, los de mucho calor también)!!

Todos Gronchos dijo...
6:02 p. m.  

Esteban: Le agradezco su voto de confianza y si por una de esas casualidades esto llega a oídos de las autoridades pertinentes y, mucho peor, deciden ponerlo en práctica quiero dejar una cosa en claro. Si todo sale bien es gracias a mí, y si todo sale mal es culpa de la gente que no lo supo interpretar.


Todos Gronchos: Y usted no se olvide que va quedar debiéndome un favor que me cobraré oportunamente.

Gustav dijo...
7:07 p. m.  

Perdón, éste comentario no se va a parecer a un comentario típico mío, pero;


Jajajajajajajajajajajaja!!


Reitero mis disculpas.
Como pasajera regular de colectivos no puedo evitar notar las mismas fallas que vos. Pero cre que peor es el tren, acá en Moreno tenemos el Sarmiento y cada vez que tengo que viajar (una evz cada muerte de obispo) agradezco infinitamente el hecho de que no tengo que viajar todos los días en él.

Mechicabota dijo...
12:16 p. m.  

Por suerte yo nunca tuve que viajar en tren con regularidad, pero por las veces en las que tuve que hacerlo noté una cantidad de problemas tal que merecerían un artículo aparte.
Estoy seguro que si mi persona hubiera tenido que padecer todos esos trastornos ferroviarios ahora estaría mal de la cabeza y buscaría soluciones complicadísimas para problemas sencillos.

Gustav dijo...
8:46 p. m.  

Publicar un comentario