Esos raros peinados nuevos.

martes, 22 de abril de 2008

Hola, suelo darme a conocer por estos mundos del blog, como capitanfla.
Resumiendo: soy hermoso, inteligente y humilde.

Además de eso, soy un facho recalicitrante enamorado de Cecilia Pando.

Tengo tres blogs, de los cuales sólo atiendo medianamente bien dos, a saber: uno de ellos es mi blog de siempre, donde vuelco mis maravillosos pensamientos, y el otro es mi blog de fotos, donde encontrarán... fotos.
En el tercero anoto mis sueños, pero no siempre recuerdo lo que sueño, y no siempre puedo describir con palabras lo que sueño. Carajo, mierda.

Bueno, basta de mí.


¿Qué iba a decir? Ah, los peinados nuevos y raritos.
Cosa que realmente detesto.

Estudio abogacía en la UBA, y diáriamente puedo ver gente que va a cursar luego de concurrir a sus respectivos trabajos. Los cuales de un modo u otro están relacionados con el Poder Judicial de la Nación. Ya sea trabajando para el Estado (empleados dentro de un juzgado), o trabajando para particulares (empleados dentro de un estudio jurídico).

La mayoría de estos señores (sí, todos hombres), son los alegres portadores de un corte de cabello particular.
Lo que he llamado esos raros peinados nuevos.
Lo que puede apreciarse de este corte de pelo, es que se parece demasiado al que el Flaco Menotti llevaba en su cabeza al momento de ganar el Mundial 78... pero con una diferencia... están munidos de una cuidadosa desprolijidad, que hace que un peinado que debería ser chato y lacio, se vuelva algo así como la melena de una leona post apareamiento.
¿Cuantas horas frente al espejo pasan haciendo semejante masturbación capilar?
Tanto el cabello de sus flequillos como el que pende de sus nucas, está dividido en mechones, dando un resultado más que lamentable.
Y ellos llevan muy orgullosos sus trajes sacados en cuotas y sus peinados, queriendo aparentar pertenecer a un grupo social distinto al suyo.

Sus desagradables peinados, no llegan a ser la vergüenza de un peinado EMO (especímenes de los cuales me he ocupado en mi blog), pero parecieran tener la misma esencia.
Téngase en cuenta que la gran mayoría de estos estudiantes jamás ha tomado un martillo, ni siquiera para apartarlo de su camino, y no saben lo que es un callo en las manos (tal vez si tuvieron algunos por propia estimulación en su adolescencia), por lo que tienen manos de nena, y también muchos tienen carita de nena, por lo que si siguen en ese camino, deberé darle la razón a las mujeres que dicen: "ya no hay hombres".

No como Bugman y yo, que llevamos nuestros cortes de pelo bien de machos.


Sepanló, pinches de oficinas legales y juzgados.



Detesto sus cortes de pelo al estilo de la malograda banda teen Mambrú.
.
.

Lo detestó capitanfla a las 23:26  

11 detestaron:

No se si ya no hay hombres, pero ya lo decía Mecha Ortiz, los muchachos de antes no usaban gomina!!

Stella dijo...
1:28 a. m.  

Desmiento terminantemente. Yo no llevo corte de pelo. Yo no llevo pelo, me afeito la cabeza una vez por semana. Técnicamente, ¿soy un skinhead?

Bugman dijo...
10:42 a. m.  

Stella: estos más que gomina parecieran usar Goma Eva.


Bugman: Pero Ud. sería un skinhead tierno, (no Juan Carlos Tierno).

capitanfla dijo...
4:13 p. m.  

Capitanfla: Ud no ha visto ni ha sufrido nada. Espere ud en unos años que una hija, le presente al púber de pelo a lo mambrú con la consabida frase de : "PA, ESTE ES EL CHICO DEL QUE TANTO TE HABLÉ".
Ahí quiero ver la de blogs que va a llenar contra los peinados! Hágase una peregrinación a Luján y dos visitas a la meca, que con suerte no tiene chancletas y entonces peleará por el espejo del baño con su vástago, que pasará horasss acomodándose los piolines.
Pero cuánta razón tiene!

Cabellos al viento dijo...
8:58 p. m.  

Capi!! no sabia que escribía en otro blog...lo de los peinados raros tiene razón. Machos, machos eran los de antes carajo!
Volviendo a mis púberes alumnos, puede creer que llevan espejito para arreglarse el flequillo pegado a la frente que usan?

La Dueña dijo...
11:59 p. m.  

Desmiento que ya no haya hombres;
yo diría que el problema es que los hombres que hay ya no nos gustan.. lo cual no es lo mismo.. aunque los efectos sí sean los mismos
No me agradan los peinados que describe pero digo.. este descargo.. no será producto de algun tipo de subconciente envidia alopécica?

Minis dijo...
8:31 a. m.  

Cabellos al viento: ¿Gracias?


Dueña: Un espanto.


Minis: El orden de los factores no altera el producto. No padezco de desórdenes capilares.

capitanfla dijo...
1:34 p. m.  

Igual el peinado es fruto de una intensa sesión judicial ... por decir algo. De todas formas, suscribiendo a algún comentarista: nada como pasarse por un instituto de secundaria para curarse de espanto.

Garfio dijo...
2:13 p. m.  

Es posible.

El peinado surgió en ciertos sectores de San Isidro, más precisamente en los grupos de rugbiers, junto con una particular forma de hablar, que a la postre no se les entendía nada.

Esos jóvenes comenzaron a diferenciarse del resto, por condición social obviamente, y tenían mucho éxito con las chicas, que asociaban "peinado_tonto_=_$$$" Entonces sucedió la catástrofe, el peinado tonto se masificó como promesa de éxito.

capitanfla dijo...
1:11 a. m.  

A mi el hombre que se arregla mucho me produce una indiferencia súbita.

Me da la impresión que en cualquier momento se me va a acercar a preguntarme dónde me hago las manos..

El hombre debe ser hombre, tener el pelo desarreglado,(no sucio, no es lo mismo), ropa casual, y si su estilo es de combinar, que no sea al extremo de llevar zapatos color caqui de Lacroix para dar un toque de glam..

Eso sos muy lindos, si, pero el rudo, el que no se vale de su imágen, ni intenta agradar...

ese sí...

Llevo una docena por favor.

11:31 p. m.  

MALISIMO FLACO!

Anónimo dijo...
12:03 a. m.  

Publicar un comentario