Déjame la inmensidad...

sábado, 8 de julio de 2006



Sentada en las afueras de un café, leyendo a Celine bajo una luna roja, o fumando, porque bastaba con columnas de humo para poder sostener fielmente aquella noche y, en ella, cada noche dejaba de repente de ser solamente siempre el nuevo traje del emperador. En pleno corazón de una ciudad aún desconocida. Preciosa pausa de silencio en la que saben regresar los buenos recuerdos, momentos de acertar o de reír por desaciertos. Preciosa pausa de silencio. Estás sola cuando no puedes escuchar lo que sientes. Cuando los silencios solo parecen la ausencia de tus canciones. En todo caso, las canciones estaban ahí también para acompañarte -me dije- y, así, desde el café empezó a sonar "Oh, me" de Nirvana. Canté. De pronto todo parecía volver a su sitio y mi sitio estaba allí, en pleno corazón batiente de la ciudad. Todo empezó a funcionar. Como si te hubieras comprado un gran televisor sin manual de instrucciones. Pasa un tiempo largo de intentar hacerlo funcionar, llevas un millón de años tocando todos los botones y un día empieza a funcionar, sintonizas las mejores películas, por fin tienes todo lo que querías ver y es mejor aun de lo que imaginabas...
De Pennyroyal tea de Cobain a Clandestino con Manu y I fought the law con The Clash...Empiezas a bailar en plena calle. Algunos padres y feligreces dicen, habría que hacer algo con ella, pero sabes que no podrán alcanzarte. Ellos siguen como atorados en una vida pre-programada y tú estás bailando en la calle. El mundo se derrumba y el Papa se latoca pero a ti no te importa, mientras sigas bailando en la calle. Todos los caminos hacia fuera de tu vida han sido colmados de minas explosivas y un abismo de prosperidad y aburrimiento han colocado próximo al umbral de tus canciones, pero tú no piensas salir de Celine, la luna y tus canciones preferidas. No podrán dar contigo mientras sigas bailando a tu ritmo.
Puede que ahora, para algunos y para sus padres, esto parezca SE ACABÓ pero solo son los primeros pasos, puede que parezca NUNCA MÁS pero solo es NO HE DICHO AÚN ADIÓS.
Puede que a veces no tenga buena cara y que parezca despeinada, desalentada o desorientada, a veces, pero también puede ser que las pupilas de los otros no sean el espejo que yo andaba buscando...
Tuve alguna vez un amor, vivía en un barrio pequeño, tenía pequeños sueños, dispuestos para un sueldo pequeño, y una pequeña desgracia cosida en el revés de su chaqueta de cuero, estuve poco tiempo en esa frágil y pequeña compañía y no le di casi nada. Pero a pesar de las apariencias fue un gran amor.
Al momento de partir, solo me dijo: "podemos conducir tan deprisa que ni las penas ni los días malos puedan seguirnos, pero nos los encontraremos todos juntos en la segunda vuelta".
Algunas noches, abismos navegan cerebros...dejo de bailar cuando deja de sonar All apologies.
Detesto cuando el amor termina y tienes que tragarte toda esa arrogancia como si fueran clavos.
Cuando se han ido los amigos y ya has gastado ese pequeño paraíso prometido al cual te lleva la engañosa felicidad por lo que recibes el asombroso e incierto día de pago.
Detesto cuando Kurt deja de tocar, para volverse cabizbajo, y de repente sientes solo el sonido de su escopeta en tu cabeza, quedando desolado el corazón de la ciudad, y resta solo soledad y tienes que volver a estarte quieta y pensar en lo que harás el resto de tu vida...

Lo detestó Amaranta a las 12:39  

4 detestaron:

que un amor se termine es una de las cosas que a los ojos ajenos puede parecer insignificante. Pero puede matar a un alma desprevenida.
Si, se muere de amor.
Y lo más despreciable de todo es que, aunque sabemos que todo tiene un fin, volvemos y volveremos a enamorarnos, y siempre como la primera vez: inmensae ingenuamente.

Bailar. El baile se termina y sólo nos queda girar para ver el salón desierto, el piso mugriento y las manos, una vez más vacías.

Es que Kurt sabía que el paraíso estaba en lo eterno. Y que todo es vano bajo el sol.

para concluír, una canción que le han dedicado a Kurt, una de las que tanto me gustan:

DESDE AQUI

Estoy muy deprimido man, al cavo que ni me querrás escuchar. Parecíamos tal para cual: dos tipos lejanos,transando recetarios, buscando la liberación final.Hermosos días lejanos.Extraño desengaño en realidad.
Buscando un estallido estabamos, tan locos que las voces eran ladridos
y los genios no se aburren, no no no. Me dicen al oido dos chicos escondidos:en este mundo cruel estábamos perdidos, viejo y cansado amigo mio. Los dos!!!
Y sigo buscando la pared donde gritabas
Ya no me emociono con nada...

besos!

Apo dijo...
4:37 a. m.  

otra cosa: conocías Cabezones y te gustaban desde antes o los has conocido por mi blog?

Apo dijo...
4:38 a. m.  

"quedando desolado el corazón de la ciudad, y resta solo soledad y tienes que volver a estarte quieta y pensar en lo que harás el resto de tu vida..."

Nunca pense que se podia morir de amor, hasta que me paso, lamentablemente coincido con apo, no importa cuanto suframos volvemos a entregarnos a otra persona coo si nunca hubiesemos sufrido. Y por desgracia el mundo sigue girando y no le importa que uno tenga el corazon roto.
Besos y abrazos niña.
Aprovecho aca para agradecer al propuesta a ambas, y prometo que cuando regrese les envio algo, hasta luego.

6:53 p. m.  

no
no se muere de amor
mal que nos pese
deberiamos
deberiamos morirnos de amor
pero no nos morimos
y eso es lo trmenedo

no
no se muere de amor

. dijo...
2:08 p. m.  

Publicar un comentario