Gente sociable...

miércoles, 16 de agosto de 2006



Mi trabajo me lleva a viajar por distintos lugares, lo cual me ha llevado a comprobar mas de una ves que la palabra “hospitalidad” esta fuera de muchos diccionarios en varios lugares.

Primero que nada, el aeropuerto, en especial nuestro querido aeropuerto después de las manías post terroristas.

Hoy por hoy es una locura, inclusive hasta las botellitas de agua te sacan en estos dias, lo cual no seria una locura si luego no tendrías que comprarlas a los precios que te las venden ellos mismos dentro, acaso las botellas que ellos venden son mas seguras que las que nosotros traemos, o quizás la excusa del “terrorismo” sirva para tener un buen lado comercial en todo esto.

Después al abordar, nunca les paso que la gente por lo general comienza a querer dar charla de lo que sea, normalmente evito esto gracias a los auriculares que llevo siempre puestos en mis oídos, no importa si el I – pod esta o no encendido, así y todo siempre hay alguien que te quiere dar charla, desde si es tu primera vez, hasta hacia donde viajas.

Después ya acomodados en el avión (micro o tren, no creo que por variar el medio de trasporte esta gente deje de molestar) siempre tenemos al compañero de asiento, (y dado que mi compañía nunca compra boletos en clase ejecutiva siempre viajo en turista por lo cual tengo 2 compañeros a falta de 1) el cual comienza a querer darnos charlas con los temas mas inverosímiles. Algunos incluso te quieren contar hasta su vida!!

Ojo no me tomen a mal, no soy un tipo anti social, todo lo contrario, soy mas que sociable, hablo hasta por los codos la mayoría de las veces pero cuando no quiero hablar no quiero hacerlo, y mas me molestan las conversaciones auto impuestas, por el simple hecho de estar en el mismo lugar, en el mismo momento no quiere decir que tengamos que hablar, no?

Así que bien, una vez acomodado, y evitando hablar con todos arribo a mi destino, ya que el viaje es relativamente corto, una vez que llego a donde se suponía todos son exageradamente amables, algo que se que hacen nada mas que por que si, ya que no siempre mi visita es muy grata, entonces es ahí cuando me pregunto: ¿qué necesidad tiene de querer ser algo que no serian nunca?, si nos encontráramos en otra situación, en otro lugar seguramente el 90 % no me dirigiría la palabra.

Cuanto mas gente conozco asi, mas extraño a Thomas

Besos y abrazos desde este lugar

Lo detestó Desde el mas aca a las 16:14  

7 detestaron:

vaya!...sí pensé que yo era asocial...

es cachondeo, ya sé, por tus escritos, que sos muy cordial...
bueno, en mi caso, con todo lo que me ha tocado viajar, según recuerdo, la única vez que he conversado con alguien a mi lado...era un alemán -en un vuelo desde Frankfurt-. El tipo resultó muy simpático, me contó que viajaba a casarse con una mujer chilena que había conocido por chat...él parecía inteligente y no era un monstruo, así que me extrañó esa confesión, pero luego me contó la historia de su amor y resultó ser una buena historia...

lo patético del asunto era que mientras yo intentaba practicar mi tarzanesco alemán, él se empeñaba en hablarme en una mezcla de francés lento y modismos españoles sacados de algún folleto turístico, pronunciado con acento caribeño...
bueno, el punto, vic, es que confío en que pueden darse buenas conversaciones, aun cuando sean excepcionales e infundadas (como todas)...
en todo caso, para consuelo...
están las sonrientes azafatas y las bandejas con botellas capaces de escanciar tranquilidad a borbotones y sin hielo...

ah! y quiero encargarte algo de tu viaje:

-que lo pasés muy bien
y escribas a tu vuelta!

Amaranta dijo...
11:06 p. m.  

"...y mas me molestan las conversaciones auto impuestas, por el simple hecho de estar en el mismo lugar, en el mismo momento no quiere decir que tengamos que hablar, no?"

Cuán cierto. Muchas veces solemos hacer eso para evitar el "estar incómodos" y generalmente, por el simple hecho de hablar de algo, terminamos diciendo puras boludeces que nos dejan más incómodos que permanecer callados y ambos disfrutar del silencio.

lara dijo...
8:02 p. m.  

Te entiendo tanto... yo vivo en un piso 18 y siempre me pregunto:
¿Porqué las charlas de ascensor son lo más deprimente que existe?
CHARLA 1
Sujeto a: ¡qué frío que hace!
Sujeto b: si... se vino el invierno con todo.
Sujeto a: si, hay que salir abrigados, porque si no te enfermás.
Sujeto b: yo no puedo creer que haya bajado tanto la temperatura...de golpe!!!

CHARLA 2:
Sujeto x: parece que va a llover
Sujeto y: si, está feo el día.
Sujeto x: yo por las dudas, me traje un paraguas.
Sujeto y: no, seguro que hasta la noche no se larga...

Y así, van transcurriendo todas las subidas y bajadas de mis días. Y digo: ¿no hay algo más interesante para hablar que el estado del tiempo? O mejor, si no conocés a la persona, no hablés, ¿qué necesidad hay de sacar conversación con alguien que ni el nombre te interesa y con quien sólo vas a compartir el espacio por un minuto y medio? La verdad, adoraría vivir en una casa...

abrazos!

Apo dijo...
8:18 p. m.  

Una buena es dormirse en el transporte.... es lo q hago siempre q se pueda....

besos

Charol dijo...
7:47 p. m.  

Yo que vos hubiera probado dar conversación fingiendome diplomático, o sicario, o espía. Sin revelarlo del todo, dando pistas misteriosas, y cuando se dan cuenta, en vez de negarlo lo aceptás, pero le empezás a preguntar a la otra persona sobre sus datos personales, porque ahora que descubrió tu secreto...

Checha dijo...
8:31 p. m.  

jajajajajaja seá para tanto? Si, veo que si...

Me ha pasado en el transporte público, primero te hablan, intentan averiguar tu vida, despues te invitan a salir, te dan la targeta que los llames! Chan chan chan

Caro dijo...
11:20 p. m.  

Justo estaba leyendo sobre aventuras y desventuras de personas que viajan, hay un cuento de Santiago Gamboa "Tragedia del hombre que amaba en los aeropuertos" que no tiene desperdicio...

Ary dijo...
4:31 p. m.  

Publicar un comentario