A través de las noticias

lunes, 30 de julio de 2007

Vamos a desayunar a un bar donde tienen periódicos de cortesía.

Nos procuramos uno, no sin dificultad, y nos disponemos a leer una noticia de primera plana que continúa en la página 17 de la Sección de Noticias que nos Interesan en ese Preciso Momento. Vamos a la dichosa página para terminar el artículo y resulta que justo cuando nos estábamos por enterar de algo, falta un pedazo. Un agujero, señores, un trozo de papel faltante a través del cual se filtra nuestra desazón, nuestra indignación y se cae nuestra fe en la humanidad, y no es que nos sobrara.

Algun degenerado arrancó la oferta de corchos de plástico, la cartelera de un cine, un chiste, un aviso fúnebre, la cotización de los bonos Q flotantes de Namibia o vaya usted a saber qué demonios, pero nos dejó un vacío informativo arbitrario, injusto, desconsiderado y brutal.

Eso no se le hace a un periódico ajeno.

¡Cómprese su propio ejemplar y si quiere haga barquitos o sombreros de papel, recorte muñequitos de esos que se dan la mano, póngalo en la cucha del perro o úselo para envolver pescado, pero este diario estaba para que lo leyéramos todos, pedazo de incivil!

Buenas noches.

Lo detestó Bugman a las 20:49  

10 detestaron:

Ah, Bugman. Nunca falta el incivilizado que, por saciar su ficticia sensación de poder destruye propiedad pública o ajena.

Ya no es raro no encotrar el picaporte de alguna puerta pública, tirar el envoltorio de un caramelo Sugus en un tacho de basura del que solo queda el caño o no poder ubicarse entre las calles por recientemente inexistentes carteles.

Una vergüenza.

Pola dijo...
11:32 p. m.  

É verdade. Á pessoas que não respeitam os direitos dos outros. Em tudo. Num pedaço de jornal, num banco de hospital, ou simplesmente no cinema do Shoping.
Beijo

elvira carvalho dijo...
10:28 a. m.  

Pasaba por aquí y quería saludar...

Kelly1986 dijo...
3:49 p. m.  

Pola, me parece que en este caso en particular no se trata de destruir, es màs una falta de conciencia de que el otro (yo, sin ir más lejos) existe y a lo mejor quiere leer el diario completo.
Hay dos manera de ver esto: una es pensar que si no alguien en particular, no es de nadie. Y otra es convencerse que si no es de nadie, es de todos. Alguna vez le contaré una anécdota al respecto que me sucedió en Londres.

Elvira, usted lo ha dicho. Se trata de respeto y de derechos ajenos. Nada más simple. A lo mejor lo del diario es una tontería, pero hay ejemplos más espantosos.

Hola, Kelly, ¿cómo le va? Nos encanta que nos salude.

Bugman dijo...
10:08 p. m.  

Bugman, he comentado eso mismo un montón de veces en idéntica situación. Es infumable que la gente pase por encima de los demás ... fíjese, yo creo que hasta SIN DARSE CUENTA.

Garfio dijo...
4:20 p. m.  

Si lo agarras es para matarlo!! abrazos

3:34 p. m.  

Sabe, Bugman? Yo me vuelvo loca si con esas cosas, una vez padecí algo similar con una revista. Pero mi desquicio no tuvo que ver con lo que estaba leyendo.

Bugman, esos recortes por partecitas chiquitas, ese tipo de recorte, no podría ser casual! Ahí es donde ya no me importa nada y empiezo a investigar... necesito saber qué se llevaron, por qué se lo llevaron y quién se lo llevó... me paranoiqueo!

Le juro que la curiosidad me mata. No hagan eso con sus prójimos.

~ºNyxº~ dijo...
7:40 p. m.  

Srta. Nyx, la investigación es increíblemente sencilla. Solo hay que adquirir otro ejemplar del periódico y ver qué había ahí. Claro que nunca se va a enterar quién fue el recortador demente...ni para qué...caramba, ahora me pasó la paranoia a mí.

Bugman dijo...
8:42 p. m.  

Garfio, estimado, usted da en el clavo. La gente ni siquiera se da cuenta, o sea, no se le ocurre en ningún momento pensar que hay otro.

Desde el más acá, no se si tanto. Bueno, sí.

Bugman dijo...
8:44 p. m.   7:12 a. m.  

Publicar un comentario